El bloqueo a Podemos y el disfraz de "progre" del Psoe

Con truco?


De verdad vamos a dejarnos manipular por los que nos quieren hacer creer que el PSOE está intentando hasta el final una negociación con Podemos. Pongamos los puntos sobre las íes.

Hasta este momento se ha visto que el obstáculo bloqueador es la propuesta de Podemos de un gobierno de coalición; que PSOE no acepta y le ofrece un pacto programático. PSOE siempre fiel a sus mecenas que no permitirán que las gestiones de izquierda de UP afecte sus suntuosas fortunas.

Los mecenas de Pedro Sánchez se lo han dejado claro: La izquierda no puede llegar al ejecutivo e implantar leyes que le afecten a ellos en beneficio de la sociedad civil, los desfavorecidos, a esos desfavorecidos a los que las facturas de los mecenas de Sánchez les asfixian. Esos desfavorecidos claro que no son Amancio Ortega (Textil, Inmuebles); Rafael Del Pino y familia (Construcción Energías); Sol Daurella (Coca Cola European Partners); Ana Botín-Sanz de Sautuola O'Shea y hermanos (Finanzas, Banca). Manuel Jove Capellán (Inmuebles, Turismo, Energía) y para no agobiar al lector con una larga lista del mecenazgo de Sánchez, no olvidemos que dentro del PSOE hay muchos empresarios millonarios que tampoco rechazan un pacto con las derechas y no les vendría mal unos nuevos comicios que permitan inclinar la balanza hacia la derecha.

Las fluctuaciones y desavenencias de las negociaciones que nos puedan llevar a una estabilidad política en este país no nos deben desviar la atención a un tema candente en la actualidad: la desaceleración de la economía mundial que empieza a dejar su huella en la economía española, ya maltrecha desde anteriores gobiernos tanto del PP como del propio PSOE.

Ante este panorama económico, Pedro Sánchez haciendo un simulacro de ingenuidad propone un gobierno progresista. Pero… ¿existe realmente la voluntad de un gobierno progresista por parte del PSOE, no ajeno a sus presupuestos?

La historia del partido que aún mantienen el nombre de obrero demuestra que no tienen ni voluntad ni posibilidad de medidas progresistas, su pretensión es clara para todos. Simular que les interesa el estado de bienestar de la sociedad civil cuando el interés real es seguir manteniendo las fortunas de las grandes empresas. Por lo que es evidente que los márgenes para políticas “progresistas” se achican. Y más bien se potencian futuras políticas de recortes y ataques a las masas trabajadoras. Algo que el PSOE ya tiene carrera en su historia. Si sus propuestas muy poco “progres” ya eran puro discurso, los golpes económicos podrían dejar al partido del futuro gobierno expuesto a lo que verdaderamente es: un partido neoliberal del Ibex35 disfrazado de progre.

Y qué suponen ese gobierno progresista propuesto por Pedro Sánchez: Ni aumento de impuestos a las grandes fortunas, ni aumento de impuesto a grandes empresas, nada en absoluto, a pesar de los esfuerzos de UP de mantener su posición de entrar en un gobierno de coalición que mejore la calidad de vida de los ciudadanos.

 

PUBLICIDAD

 

 

 

 

La casa que ríe